El alcoholismo en la familia es algo presente en nuestra sociedad desde los viejos tiempos. Por culpa del alcoholismo las familias se desintegran, ocurren divorcios, uno pierde el empleo, los ingresos, la salud está deteriorada… Las consecuencias del alcoholismo son múltiples y duraderas.

¿Cómo ocurre el alcoholismo en la familia?

Un factor importante es crecer con el padre que suele beber mucho. Siendo pequeños, los hijos no pueden evaluar de forma crítica si un comportamiento está bien o no. Solo pueden asumir, y al crecer se comportan de la misma manera. Para el comportamiento de los hijos la clave es el comportamiento de los padres, no lo que los padres dicen.

En nuestra sociedad existe la llamada “borrachera de costumbre”. Se suele beber tanto con motivo de eventos alegres como los tristes, se bebe en el trabajo, al salir de fiesta, cuando se va de visita, en casa… Por otra parte, la crisis socioeconómica y sus consecuencias, tales como la pobreza y el paro, hasta presentan una influencia para que la gente empiece a beber.

Otro peligro del alcohol es que se trata de una sustancia legal, se puede adquirir prácticamente en todas las tiendas. Es socialmente aceptable beber alcohol y el alcoholismo todavía no se considera como una enfermedad.

Las personas empiezan a beber por distintos motivos: para relajarse en compañía de otros, para olvidar de los problemas, para aguantar las situaciones difíciles con más facilidad…

Los jóvenes y el alcoholismo en la familia

Los jóvenes son un grupo especialmente sensible cuando se trata del alcoholismo y en esa edad es cuando empieza todo. El primer encuentro con el alcohol y la primera borrachera normalmente ocurren durante las salidas nocturnas. Los clubs y los bares son los lugares más visitados por los jóvenes, y los lugares donde el alcohol se consume constantemente. Los jóvenes normalmente quieren destacarse entre los amigos, así que con frecuencia compiten quién puede beber más y así se emborrachan hasta perder conciencia. Se trata de que los jóvenes están en el proceso de construir su personalidad y no tienen un sistema de valores fuerte, de ahí, todo está permitido. Lo importante es ser aceptado por los amigos, ser popular, aunque eso signifique emborracharse todas las noches. Con no poca frecuencia uno bebe para olvidar de los problemas amorosos, que los jóvenes experimentan en el periodo crítico de adolescencia y contra los cuales no saben luchar de otro modo. Los jóvenes, bajo efectos de alcohol, se relajan y se sienten más libres para acercarse unos a otros: el alcohol se ha convertido en un medio de comunicación.

El problema se agrava cuando una persona llegue a ser adulta, funde su propia familia, pero conserve viejos hábitos de alcohol, sin darse cuenta de la responsabilidad que lleva consigo la vida familiar. El alcoholismo en la familia hace difícil el desarrollo de los hijos, el cuidado psicofísico y la inversión en su futuro. La familia es la que más sufre en estos casos. El alcohol es el enemigo de la familia y siempre perturba las relaciones familiares. El alcoholismo en la familia lleva hacia la pobreza, enfermedades, divorcios, así como hacia la violencia, un comportamiento agresivo y conducta criminal, y a veces, lamentablemente, hasta los suicidios.

¿Cómo curar el alcoholismo en la familia?

Primero, hay que tener en cuenta que se trata de una enfermedad grave y crónica, así como que la tentación está por todas partes. Un adicto al alcohol con mayor frecuencia no tiene la motivación para someterse al tratamiento o esta motivación es mínima. Por eso está ahí la familia, para apoyar al adicto. El papel de la familia en el tratamiento es muy importante. La familia de un adicto con frecuencia es disfuncional, porque el alcoholismo no solo destruye al adicto, sino a la familia en general. Durante el tratamiento la familia debe volver a ser funcional. Es muy importante el apoyo familiar para que el adicto no vuelva a tomar alcohol.

En nuestra clínica VIP Vorobjev llevamos muchos años luchando con éxito contra el alcoholismo en la familia. El proceso del tratamiento de alcoholismo en nuestra clínica abarca 5 fases:

  1. El diagnóstico que supone la evaluación de la salud física, y el psicodiagnóstico, opinión experta sobre el estado psicológico del paciente;
  2. La desintoxicación, limpiar el organismo del alcohol;
  3. El bloqueo contra alcohol – causar unas consecuencias muy desagradables en el caso del consumo de alcohol;
  4. Mantener los resultados después del tratamiento – mantener el contacto con el paciente y su familia al menos durante un año, tomar la terapia prescrita, cambiar estilo de vida, acudir a controles obligatorios…

Estamos firmemente convencidos de que con nuestra ayuda puede recuperar el control de su vida. Nuestro equipo profesional se esfuerza a diario para apoyar la recuperación de los pacientes y proporcionarles el cuidado y la comodidad necesarios. Somos conscientes de que el tratamiento del alcoholismo es un desafío, pero nuestra experiencia nos dice que no es imposible.

 

Leave a reply