La dependencia de los medicamentos es un problema especial, dada la disponibilidad de los medicamentos y los precios al alcance en comparación con las sustancias ilegales. Aunque legales, pueden causar dependencia física y psicológica grave. Precisamente por eso, el abuso de pastillas provoca numerosas consecuencias en el organismo.

¿Cómo ocurre la dependencia de los medicamentos?

Hoy en día casi todos viven bajo estrés. Los problemas en el trabajo o la familia pueden llevar hacia la inestabilidad emocional, depresión, ataques de pánico, trastornos de la conducta, insomnio y otras condiciones. A veces parece que con el consumo de las pastillas podemos calmarnos y estabilizarnos, pero casi siempre el efecto es contrario y de esta manera no solucionamos los problemas del trabajo ni de la casa.

Zavisnost od tableta

Al principio, las pastillas ayudan a que nuestro cuerpo y el cerebro se relajen, pero después de un periodo aparece la ansiedad, así como otras molestias psicológicas.

Las Benzodiacepinas no representan una solución rápida

Las Benzodiacepinas son unos medicamentos tranquilizantes. Son fácilmente accesibles, por lo que con más frecuencia ocurre el abuso de ellas.

Se atan a los receptores GABA y estimulan su efecto. GABA es el principal neurotransmisor inhibidor en el sistema nervioso central. Al activar GABA se provocan cambios de la actividad de las neuronas, que llegan a ser inhibidas y dejan de realizar su función.

Tomando las Benzodiacepinas se consigue un efecto calmante, pero también el sueño en cantidades mayores. Otro aspecto negativo es que afectan el cerebro, así que pueden causar dolores de cabeza y trastornos de la coordinación, movilidad disminuida y desorientación, y de este modo afectan la capacidad de conducir. En unas personas provocan agorafobia o excitación y comportamiento agresivo, unos síntomas contrarios.

Zavisnost od tableta

Las Benzodiacepinas no deben usarse durante más de 10 días, porque, junto con la dependencia, tienen numerosos efectos secundarios.

Algunos de ellos son:

  • Riesgo elevado de infarto miocardio;
  • Obstrucción de vías respiratorias;
  • Gastritis;
  • Trastornos del hígado y los riñones;
  • Afectan negativamente el sistema nerviosos central y periférico;
  • Ralentizan el pensamiento;
  • Amnesia anterógrada;
  • Síntoma de la despersonalización – pérdida de la sensación de su identidad personal;
  • Provocan paranoia, alucinaciones, psicosis, depresión, pensamiento suicida…

La combinación de los medicamentos sedativos con el alcohol representa un peligro especial, porque aumenta su efecto.

Con mucha frecuencia la gente intenta deshabituarse por sí misma, pero casi todos los intentos terminan fracasando. Dejar de consumir las Benzodiacepinas de forma abrupta puede suponer peligro de su vida, porque provoca ataques epilépticos, estados delirantes e hipertensión.

 

Dependencia de los medicamentos y la crisis de abstinencia

La crisis de abstinencia ocurre cuando uno deja de tomar las pastillas de forma abrupta. Se manifiesta por los síntomas físicos y psicológicos:

  • Cambio de humor;
  • Ansiedad;
  • Concentración disminuida;
  • Problemas de memoria;
  • Apatía, falta de energía;
  • Sudoración;
  • Pensamiento obsesivo, intrusivo;
  • Sueño alterado;
  • Disfunciones sexuales…

El periodo crítico dura hasta dos semanas, pero en los siguientes meses los síntomas mencionados pueden volver a aparecer de vez en cuando, y provocar el trastorno de las funciones mentales.

Como consecuencia de imposibilidad de superar la crisis, las personas empiezan a tomar pastillas de nuevo y de esta manera entran en el círculo vicioso.

La crisis de abstinencia tiene el mejor tratamiento en nuestra clínica, porque en ella trabajan los mejores expertos con años de experiencia en el tratamiento de las enfermedades de dependencia y los trastornos mentales.

¿Cómo reconocer la dependencia de los medicamentos en una persona y cómo ayudarle?

Si sospecha que un miembro de su familia empieza a ser dependiente de los medicamentos, preste atención en los siguientes síntomas:

  • Consumo constante de los medicamentos a pesar de la conciencia de sus consecuencias nocivas;
  • Deseo irresistible de tomar medicamentos;
  • Aumento de dosis;
  • Aparición de la crisis de abstinencia;
  • Desinhibición y pérdida de control.

Está claro que las enfermedades de dependencia son complejas y complicadas y se tratan en un entorno seguro, como el nuestro. En la clínica VIP Vorobjev sabemos que la dependencia de los medicamentos es curable y tenemos el plan de tratamiento que se ha probado como muy eficiente.

Para empezar, se recogen los datos y se descubre el motivo por el cual una persona ha empezado a consumir medicamentos. Con ayuda del equipo médico de última generación se examina el estado del organismo, utilizando EKG, EEG y la resonancia magnética, especialmente útil para seguir la actividad bioeléctrica cerebral.

La desintoxicación ayuda al organismo a vencer de modo rápido e inofensivo la dependencia física. Se usan los neurometabólicos con función sedativa, agonistas GABA, neuro vitaminas que permiten regenerar el sistema nervioso central. Después pasamos a la estabilización psicológica, con ayuda de la farmacoterapia, psicoterapia y terapia N.E.T. Todo esto le ayuda al paciente persistir en su decisión de empezar una vida nueva sin medicamentos. Finalmente, el paciente debe respetar los consejos y las recomendaciones del médico después de salir del hospital, cambiar el estilo de vida, seguir la terapia prescrita y hacer el control médico regularmente.

zavisnost od tableta 2

Nuestro éxito queda confirmado por alto número de los pacientes recuperados, los que estaban en nuestra clínica y consiguieron librarse de esta adicción. Como en el caso de otras adicciones, es clave fortalecer la voluntad y el deseo del paciente para que de verdad deje la sustancia y viva sin ella en el futuro.

¡Con nuestra ayuda, la salud mental ya no tiene que ser un ideal inalcanzable sino la parte de su experiencia vital!

 

 

 

Leave a reply